Sexo oral guía básica

Sexo oral: guía básica para darle sexo oral a un hombre

Sexo oral son todas las actividades que impliquen el uso de la boca para estimular los órganos sexuales femeninos o masculinos. Cuando se le practica a un hombre se conoce como felación y cuando se le practica a una mujer se llama cunnilingus. No hay una técnica como tal para realizarlo, más bien una serie de pasos o principios que variarán de acuerdo a las preferencias de cada persona. Como en todo, es una cuestión de probar, experimentar y descubrir.

Sexo oral paso 1: Empieza por el final…

Desde el principio la comunicación es fundamental, la falta de ésta podría hacer que el acto termine en una forma que tú, o él, no esperan. Ya sea que él te haya pedido sexo oral o por iniciativa tuya, hay ciertos puntos en los que tienen que estar de acuerdo antes de iniciar para evitar tener que tomar decisiones apresuradas en el momento. Sin embargo, es importante entender que muchas veces este acuerdo es tácito y se da como consecuencia del acto sexual mismo, con lo que algunas decisiones deberás tomarlas antes de hacerle sexo oral al afortunado.

El sexo oral conlleva el mismo riesgo de contagio de enfermedades que cualquier otro tipo de actividad sexual, así que pídele a tu pareja que utilice condón salvo que tengan una relación monógama y los dos estén libres de enfermedades[1]. Para hacerlo divertido, pueden utilizar condones y lubricantes de sabores.

Ahora, en el caso de que decidan que no es riesgoso hacerlo sin condón, otro tema que deben acordar previamente es dónde eyaculará él. Puede terminar en tu boca, sobre tu cara o en tus senos, la elección depende de lo gusto de los dos. El semen es blanco, lechoso y muy viscoso, contiene agua y pequeñas cantidades de sal, proteína y fructuosa… tiene un sabor peculiar y, aunque no es desagradable, no todas las mujeres encuentran atractiva la idea de tragarlo[2]. Y ya tomadas las decisiones importantes, podemos pasar a la acción…

Sexo oral paso 2: Ambiéntate…

Algo que excita a los hombres más que cualquier técnica de sexo oral es el que lo hagas con entusiasmo, si piensa que tú lo estás disfrutando la sensación que le darás será increíble. Así que haz algo de trabajo mental para entrar en ambiente, también música o una bebida pueden ayudar a que te sientas preparada. Recorrer lentamente el cuello, mientras con la mano liberas el pene del pantalón es un poco cliché pero es relativamente adecuado las primeras veces que lo hagas con alguien, también lo hará que mentalmente vuele y acelere el proceso de excitación. Es MUY importante tener cuidado al liberar el pene porque normalmente el pantalón del hombre tendrá cierre y puedes lastimarlo.

Sexo oral paso 3: Ponte cómoda…

Lo siguiente es estar en una posición cómoda. Obviamente, su pene tiene que estar a la altura de tu cara, ya sea que él esté de pie o sentado y tú hincada frente a él, o bien los dos sentados y tu te inclinas para hacerle sexo oral. Intenta hacerlo en diversas posiciones hasta que encuentres una en la que no sientas demasiada presión en tu cuello, hombros y espalda. Es importante escribir que los penes tienen diferentes formas, por ejemplo puede ser curvo a la izquierda o arriba, lo que puede hacer es que no en todas las posiciones logres dar el mayor placer. También, la posición puede ser relevante para provocar, en tu pareja, la máxima satisfacción al realizar las fantasías que todo hombre puede tener, por ejemplo, en el automóvil o de rodillas.

Sexo oral paso 4: ¿Cómo hacerlo?

El sexo oral no sólo implica el introducir todo el pene en tu boca, se compone de besos, lametones, succión, ayuda manual y mucha, mucha humedad, así que empieza poco a poco y ve avanzando conforme te sientas cómoda. Puedes empezar acercando tu lengua a su pene y recórrelo con ella, rodeándolo a todo lo largo y ancho para lubricarlo. Sigue con la punta, acariciándola en círculos, concentrándote en su textura, forma y sabor, y empieza a introducirlo en tu boca, pero no lo hagas demasiado rápido: si el pene llega violentamente al fondo de tu garganta sentirás que te atragantas y tu reflejo natural será expulsarlo, arquearás y te llorarán tus ojitos, así que mejor ve poco a poco. Mientras le pene entra en tu boca, cubre tus dientes con los labios para no lastimarlo, haz un poco de succión, ve como se siente y empieza a combinar movimientos. Juega con el elemento sorpresa: las variaciones en la velocidad y el ritmo de tus movimientos y no saber que es lo que viene a continuación lo pondrá como loco, pero considera que si modificas el ritmo, después de estar haciéndole sexo oral un tiempo, puedes interrumpir el proceso del orgasmo. Entonces, déjalo que te guíe, que te diga que es lo que prefiere y con la práctica irás encontrando la mejor manera para hacerlo. También, las reacciones que tenga mientras se lo haces serán tu mejor guía para provocarle mucho placer, saber que le gusta y que no y, sobre todo, cuando está próximo al éxtasis.

Sexo oral paso 5: Utiliza las manos

Después de un rato el sexo oral puede resultar cansado si estas utilizando sólo tu boca para complacerlo. Para no terminar con la sensación de que la mandíbula se te va a caer, ayúdate de las manos. Asegúrate de que esté bien lubricado y acarícialo con tu mano mientras acaricias la cabeza de su pene con la boca. Prueba a alternar con la mano completa o formando un círculo con el pulgar y el anular. Alterna las caricias con tus dos manos y de cuando en cuando mételo completo, sin dejar de lamerlo o succionarlo mientras está dentro de tu boca. Además de hacerte el trabajo más fácil e incrementar la variedad de sensaciones para él, te ayudará a controlar la profundidad con la que él entra.

Sexo oral paso 6: llevándolo al siguiente nivel

Si quieres darle una verdadera experiencia completa y que nunca deje de pensar en ti, estas son algunas ideas que te ayudarán:

  1. Tarda lo más posible antes de irte introducir el pene en tu boca, bésalo en todo el rededor, desde el estomago, bajando por el ombligo, hasta sus muslos, lamiendo la piel de la parte interna que es muy sensible. Mientras más tiempo te tomes para excitarlo sin hacerle sexo oral más ansioso estará por que lo hagas y, evidentemente, el desenlace le dará más placer.
  2. Deja que él tome una actitud activa y quédate quieta mientras el se mueve para introducir su pene en tu boca, le encantará pensar que tiene el control.
  3. Hacer contacto visual durante el sexo oral es tremendamente excitante, levanta la vista y míralo de tal forma que sepa que lo que estas haciendo es tan excitante para ti como para él… ¡se derretirá por ti en ese instante!
  4. Si gimes mientras lo acaricias con tu boca, las vibraciones harán las caricias algo todavía más placentero, además sentirá que disfrutas enormemente complaciéndolo.
  5. Pídele que te avise cuando esté por eyacular. Ten el lubricante a la mano y cuando te dé la señal, aplica un poco entre tus senos y coloca su pene entre ellos. Tómalos con tus manos, presionando hacia él y continúa moviéndote hasta que termine…. ¡Felicidades! Acabas de hacer realidad una de sus fantasías porno.[3] También, una vez que te avise que está por eyacular, en vez de usar tus senos, puedes con tu pulgar oprimir, por debajo del glande, la uretra evitando la salida del semen al mismo tiempo que estimulas el glande con los labios prolongando el éxtasis. Es importante escribir que sólo debes oprimirla por un par de segundos y en el momento exacto previo a la eyaculación.[4]

Sexo oral conclusiones: ¿Qué hago si…?

El sexo oral, vaginal o anal, rara vez es como lo vemos en las películas. En la vida real, pasan mil cosas que a veces nos hacen desear que nos tragara la tierra: Así que si por accidente lo mordiste, si se introdujo demasiado en tu garganta y te dan ganas de vomitar, si sientes que la mandíbula se te está quedando tiesa de tanto abrir la boca… lo mejor que puedes hacer es tomarlo con calma y no hacer un escándalo al respecto, tómalo como algo divertido. Sólo con el tiempo y con práctica te volverás una experta en el arte del sexo oral, sólo asegúrate de no desanimarte. Si lo lastimaste, discúlpate y pregúntale si quiere seguir o si prefiere que sigas sólo con la mano por un rato… dale un beso y deja que se le pase, y si no quiere seguir, no te sientas mal… esa zona es muy sensible y puede tardar un rato en lo que se le pasa el dolor, pero seguramente querrá que continúes en alguna otra ocasión.


[1] Lo admito, es complicado de saber si la relación es monógama, incluso, a veces puede ser ingenuo usar como base que hayas preguntado y él te dijera que es así.
[2] Puede ser más fácil tragarse el orgullo, probablemente por que es propio.
[3] Es importante decir que la práctica hace a la maestra, más en este tipo de acrobacias.
[4]Idem.